BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Nuevas voces en el panorama literario de Los Pedroches aspiran al Premio Solienses 2018


De izquierda a derecha, Gloria Cambrón, Ana Castro y Juan Gómez, autores de las obras candidatas al Premio Solienses 2018.

Veinticuatro escritores de Los Pedroches (algunos de ellos en más de una ocasión) han sido candidatos al Premio Solienses durante estos diez años de existencia. En la presente edición, sin embargo, los tres autores seleccionados lo hacen por primera vez, en una muestra palpable de que la nómina de escritores comarcales no cesa de renovarse. Autores que publican su primera obra o que poseen todavía una breve trayectoria literaria concurren como finalistas a la undécima convocatoria del Premio Solienses, cuyo fallo se conocerá el domingo 4 de marzo.

Con 22 libros publicados, 2017 ha sido probablemente el año más rico en producción literaria desde que existe el Premio. Ello, obviamente, eleva los niveles de exigencia y obliga a una ardua tarea de selección para reducir tan solo a tres títulos la propuesta que se presenta al jurado. De los riesgos que conlleva esta tarea ya hemos hablado en otras ocasiones y es un escollo asumido con resignación. Tratándose de una decisión necesariamente subjetiva, por mucho que intente aplicarse a ella todo el rigor del conocimiento filológico que uno pueda poseer, el dictamen será siempre cuestionable, pero en esa arista nos movemos.

Como criterio de selección, desde el inicio he descartado las reediciones (como, por ejemplo, en esta ocasión, los Cuentos de Los Pedroches de Juan Bosco Castilla o El viento derruido de Alejandro López Andrada), así como las antologías y obras completas (El horizonte hundido de Alejandro López Andrada o la Obra poética de Hilario Ángel Calero). En el primer caso, estimo que no se trata de obras nuevas y podría darse el caso, incluso, de que obras reeditadas ya hayan sido candidatas al Premio cuando se publicaron por primera vez. Así ocurrirá, por ejemplo, con Los años de la niebla, que acaba de reeditar Alejandro y que ya fue candidata en la primera edición del Premio en 2005. En cuanto a las antologías y obras completas, considero que lo que en ellas se juzgaría sería la trayectoria del autor, que no es el objetivo de este premio, y supondría cierta desventaja confrontar lo más selecto de la obra de un escritor con una producción aislada de otro. Este criterio me llevó en 2011 a no elegir como candidata la antología Heredad de Juana Castro, una extraña propuesta literaria que iba seguida, en el mismo volumen, de la obra inédita Cartas de enero, que finalmente obtuvo el Premio de la Crítica de ese año.

La relación de obras publicadas este año contenía la grata sorpresa de dos novelas gráficas: El Ángel Dadá, de Fernando González Viñas y José Lázaro, y Leyendas desde el pantano. Guadalupe Plata, de Antonio J. Moreno "El Ciento". He estado muy tentado a incluir una de ellas entre los candidatos al Premio Solienses de este año, por lo que significan de aportación a un género poco cultivado. Sin embargo, he considerado finalmente que el universo literario que habita en ellas resulta completamente ajeno a nuestra tierra, al tratarse en ambos casos de revisiones culturales muy focalizadas en fenómenos concretos hasta cierto punto extraños a nuestra realidad comarcal: la vida de Emmy Hennings, una de las mujeres protagonistas del expresionismo alemán y fundadora del dadaísmo, y la trayectoria de la banda de blues-rock ubetense Guadalupe Plata. Por suerte, existían este año propuestas literarias de gran calidad más cercanas a la sensibilidad cultural de nuestros pueblos, más encuadradas en lo que llamamos "literatura de Los Pedroches".

Hay otros libros también muy interesantes (entre ellos, Acuérdate de Paula porque vas a morir, de Félix Ángel Moreno Ruiz, y Les espagnols. Una historia de resistencia, de Pérez Zarco) que, por distintas razones, también se han quedado fuera de la selección. Pero solo se podían elegir tres. Y esta ha sido mi propuesta.

Así pues, las tres obras que competirán en esta ocasión por el galardón literario que reconoce al mejor libro publicado por un autor de Los Pedroches durante el año anterior serán los poemarios Desde lo incierto (Ediciones En Huida) de Juan Gómez Moreno y El cuadro del dolor (Editorial Renacimiento) de Ana Castro, siendo la primera obra que publica cada uno de ellos, y la novela La mula roja (autoedición) de Gloria Cambrón Pimentel, autora también de dos novelas anteriores de escasa difusión. Como siempre, el autor que finalmente resulte premiado recibirá la réplica del arado romano confeccionada por la Asociación de Artesanos Ofiarpe.


CANDIDATOS AL PREMIO SOLIENSES 2018




LA MULA ROJA. Gloria Cambrón Pimentel. Autoedición.

Comentario editorial

Una historia familiar ocurrida cuando la Guerra Civil ya tocaba a su fin. Una historia como miles de las que los españoles se vieron obligados a vivir y sufrir por las penosas circunstancias que cualquier guerra y posguerra provocan a su alrededor. La mula roja es una biografía familiar en la que las mujeres tienen un papel fundamental como elementos cohesionadores de una sociedad en proceso de destrucción. Ellas son los verdaderos cimientos sobre los que afianzar la desolación que quedó como herencia de tanto horror y transformar esa desolación en esperanza de un futuro mejor para sus hijos.

Crítica

María Rosal en Cuadernos del Sur: "La mirada se posa sobre el universo femenino en lo que tiene de espacio interior, claramente marcado en una época en la que la dureza de la estructura social del patriarcado se muestra aún más poderosa y esclavizante. Las mujeres están solas, sin hombres con los que compartir el dolor y la búsqueda de una salida que les permita vivir con dignidad. Solo las acompañan los que no pueden ir a la guerra: los ancianos y los niños. Las mujeres, desde el espacio interior, el privado, se transmiten las enseñanzas con sabiduría, en una genealogía femenina donde los conocimientos ancestrales y la solidaridad contribuyen a cerrar las heridas. Gloria Cambrón vuelve a poner sobre la mesa un tema de extrema actualidad: la memoria histórica y el derecho de la ciudadanía a enterrar a sus muertos, a saber qué pasó. Novela necesaria que, desde su pequeño rincón de Los Pedroches, se convierte en símbolo de otros muchos lugares de España". [Leer la crítica completa]

Reseña en Solienses

"La novela recrea de forma muy acertada el ambiente rural en Los Pedroches de la época, tanto la vida de las familias aisladas en los cortijos de la dehesa como la difícil aventura de recuperar la normalidad tras la finalización del conflicto bélico, en un entorno de miseria económica (y moral) que lo hacía todo más complicado. Gloria Cambrón erige como protagonista absoluta a una mujer valiente de Los Pedroches, esas mujeres tan reconocibles en nuestros pueblos, con una fuerza interior que sobrecoge, capaces de cualquier sacrificio con tal de lograr su propósito. En una sociedad de posguerra eminentemente matriarcal en apariencia, porque casi todos los varones habían muerto o huido, pero profundamente machista a pesar de todo, Engracia consigue prosperar en un ambiente hostil". [Leer reseña completa]

La autora

Gloria Cambrón Pimentel (Hinojosa del Duque) es Doctora en Ciencias Químicas por la Universidad de Córdoba, donde trabaja actualmente como funcionaria. Ha publicado otras dos novelas: La inteligencia de las palabras (2013) y La Ciudad de Dios (2014).






EL CUADRO DEL DOLOR. Ana Castro. Editorial Renacimiento.

Comentario editorial

El cuadro del dolor, merecedor del III Premio de Poesía Juana Castro, es el primer poemario de Ana Castro. En él se recoge una aproximación poética al dolor, en la que cobran especial sentido las raíces y la genealogía familiar y literaria y en la que el lenguaje se vuelve insuficiente, abriéndose así a una serie de imágenes orgánicas y ficticias en su intento por tratar de darle un nombre.

Crítica

Francisco Onieva en Cuadernos del Sur: "Se trata, pues, de una obra profundamente vivencial, en la cual la joven poeta pozoalbense asume la realidad y la muestra sin impostura, sin un estéril ropaje lírico, como se explicita desde el propio título, una auténtica declaración de intenciones. Por un lado, la polisemia del mismo no solo hace referencia al conjunto de síntomas sufridos por la paciente, sino que, por extensión, es una proyección artística de un tormento, con sus múltiples perfiles, convertido en espacio de encuentro con el lector; por otro, propone, con una profunda coherencia desde el punto de vista poético, un discurso tejido a partir de una expresión clara y directa, en apariencia sencilla, en el que la presencia justa y estratégica de una serie de símbolos que trascienden la realidad (el dedal, el hilo, las hilanderas, los murciélagos...) sacude con fuerza al lector. (...) El libro es, en definitiva, un fresco emocional y existencial, escrito desde la fragilidad que el dolor provoca en un sujeto poético que, sin embargo, muestra una vitalidad y una fuerza envidiables. De su lectura no se puede regresar indemne, pues está escrito desde la autenticidad de lo contado y desde la sobriedad y contención de una escritura y de una mirada reparadoras". [Leer la crítica completa]

Reseña en Solienses

"En pocas palabras, se trata de la traducción artística de una honda experiencia vivencial, al modo de otros notables ejemplos en la poesía cordobesa más reciente: Canal, de Javier Fernández, en torno a la muerte de su hermano, o Vértices, de Francisco Onieva, sobre la propia paternidad. Es poesía desnuda, sin túnica, estilísticamente aséptica a veces, en torno al dolor que sufre la propia voz poética, que es la de la propia poeta que escribe. No alude a un dolor abstracto o metafísico, sino a un dolor carnal, corporal, somático, tangible. Se trata de una proclamación desgarradora del dolor, de su existencia física, de su padecimiento real y de la necesidad de gritar al mundo la impotencia frente al sufrimiento que provoca y la cosificación alienante que su tratamiento produce". [Leer reseña completa]

La autora

Ana Castro (Pozoblanco, Córdoba, 1990) es periodista y trabaja en el ámbito de la Comunicación Corporativa. Ha promovido y participado en distintos proyectos culturales, entre ellos el Festival Cosmopoética. Sus poemas aparecen en diversas antologías. El cuadro del dolor (2017) es su primer libro publicado.





DESDE LO INCIERTO. Juan Gómez Moreno. Ediciones En Huida.

Comentario editorial

Desde lo incierto se concibe a modo de álbum que recoge fotografías poéticas de sentimientos, experiencias, ideas que se forjan de forma espontánea en un continuo camino de búsqueda hacia algo de esperanza. En ellas hay claroscuros, sombras imaginarias o reales, incertidumbre, irrealidad, fracasos, aunque  subyace un propósito de vivir por encima de todo. De respirar, al menos.

Las palabras llegan a plasmar instantes de este recorrido, y  dejan una marca en los paisajes con los que se encuentra el yo poético. Es un libro sobre ensayos más o menos logrados, derrotas, pero también de confianza en algo que huye de las definiciones.

Para reflejar estas vivencias contradictorias y cambiantes, el lenguaje poético ofrece diferentes perspectivas para representar la realidad diversa. Permanece, sin embargo, el testimonio de los mismos signos en lo que nos rodea: lo mejor y lo peor de la experiencia cotidiana, lo mejor y lo peor de nuestra memoria.

Reseña en Solienses

Desde lo incierto es un poemario inusual al que nos acercamos sin claves externas de interpretación, que abordamos con la mera intuición del lector curioso que busca el placer de la palabra desconocida, el mensaje liberador de la poesía y su enigma. Vemos un libro cargado de nostalgias, decepciones, derrotas, incertidumbres, existencialismo, descreimiento, melancolía, tristeza, olvido, miedo, términos que así enumerados seguidos al azar conforman una galería descriptiva de la obra y, al mismo tiempo, no dicen nada de ella, ni avisan del peligro que contiene. (...) Es un libro que no habla de otros, sino de sí mismo, de la voz poética, del poeta. Un libro que, si me apuras, no ha sido escrito para otros, sino principalmente para el propio poeta, que se descubre y se reconoce un hombre a la deriva y manifiesta al universo su desconcierto ante lo que ve y ante lo que sabe (...) Uno se pierde en los versos de Desde lo incierto con el placer de estar buceando en mundos que, siendo de otro, son también propios, y en el placer de caminar sobre las palabras que duelen, porque evocan lo que uno no quiere recordar, ni saber, y aun así siente la dulce espuma de encontrarse en un lugar confortable, reconocible en su desnudez, acogedor en su vacilante escenario de incertidumbres pasadas y futuras". [Leer reseña completa]

El autor

Juan Gómez Moreno (Añora, 1966) es Licenciado en Filología Hispánica y ha publicado poemas sueltos y relatos en varias revistas y antologías. Desde lo incierto (2017) es su primer libro.

2 comentarios :

ALFONSO CANTADOR. | martes, febrero 06, 2018 7:34:00 p. m.

Enhorabuena a la terna de autores seleccionados, suerte a todos y feliz Solienses 2018.

Conrado Castilla | miércoles, febrero 07, 2018 7:55:00 p. m.

Una vez más difícil papeleta para el jurado pues las obras seleccionadas son como mínimo muy recomendables y muy merecedoras de este reconocimiento. Suerte a todos.

Publicar un comentario